Tendencias de retail

Durante estos años se viene hablando de las nuevas redes: sociales, tecnológicas, físicas, virtuales, de trabajo, solidarias y más. El ser humano vive dentro de una sociedad, eso no es ninguna novedad, pero el foco ahora está puesto en resaltar todo lo que se puede lograr en conjunto, “en red”, dejando de lado una idea más individualista de la construcción personal. Los entornos de trabajo no quedan exentos de esta transformación; el concepto de interacción y colaboración en equipo se apodera de los procesos que a su vez modifican los espacios.

De hecho, una de las metas que persiguen las organizaciones es crear lo que se denomina Redes de Talento Abiertas, es decir, conexiones de competencias dentro y fuera de las empresas. En definitiva, lo que se busca es potenciar las partes uniendo lo diverso. Es que tanto el mercado como la sociedad en general se encuentran en un momento de aprendizaje y valoración de lo diferente, en una etapa de inclusión que nos acerca hacia una mejor calidad de vida.

En gran medida, el cambio es impulsado por la disrupción digital, los avances en comunicación, la movilidad y por la convergencia cultural a nivel mundial. De la combinación de estos factores surgirán los desafíos del futuro del trabajo pero también las oportunidades. Si conseguimos la cooperación entre las diferentes capacidades humanas y la sumamos a la tecnología, obtendremos fuerzas de trabajo mucho más productivas, innovadoras y eficientes. Son dos elementos que se complementan mutuamente.

Algunos piensan que la incorporación de programas de automatización, machine learning e inteligencia artificial deshumanizan los ambientes laborales. Sin embargo, es todo lo contrario: ayudan a eliminar el trabajo repetitivo, rutinario, para dar lugar a puestos analíticos y creativos. Por otra parte, incentivan la formación constante porque las formas de hacer las cosas varían en el corto plazo o se complejizan. De la misma manera, estas incorporaciones exigen. para aprovecharlas al máximo, contar con el mejor talento y con aportes de diversas áreas. Por ejemplo, desde Marco, escribimos anteriormente un blog sobre chatbots en el que resaltamos la necesidad de contar con equipos multidisciplinarios para su desarrollo efectivo.

La diversidad en retail

Como venimos diciendo, los retos han cambiado al igual que el panorama de negocios. Tanto los mercados, como los públicos y consumidores son cada vez más heterogéneos y por ende, las compañías deben encontrar la manera adecuada de conectar con cada uno de ellos. El primer paso es conocer las necesidades, entender los problemas, aspiraciones y deseos particulares, para lo cual se requiere dominar habilidades técnicas, sociales y emocionales. Aquellas empresas que logren construir estrategias de diversidad e inclusión genuinas, que contemplen desde los líderes hasta los colaboradores externos, serán las que dominen el ritmo del futuro.

Los Millenials, la generación que en unos años será la mayoría de la fuerza productiva y consumidora a nivel internacional, creció en la gestación de este nuevo paradigma y así lo demanda a instituciones públicas y privadas. Por suerte, gran cantidad de jóvenes quieren dedicar su tiempo y energías a causas que impliquen un compromiso social. Este nuevo consumidor-trabajador prefiere modelos horizontales que le den oportunidades de aprender del otro y en donde los líderes ocupen el papel de conductores abiertos a una dinámica flexible para que cada puesto sea valioso.

Más allá de esta demanda externa, las empresas que toman la iniciativa de llevar adelante estrategias de diversidad desarrollan las cualidades destacadas de sus empleados y los alientan a socializar con su entorno para estar preparados al momento de tratar con cualquier proveedor o cliente. Como resultado, obtienen equipos competitivos capaces de solucionar problemas de forma ingeniosa. 

¿Qué se puede implementar en el día a día?

Desde la creación de productos y servicios hasta la manera en que los comunicamos, vendemos o distribuimos influyen en la construcción de un ambiente diverso e inclusivo. Por otro lado, la cultura empresarial debe incorporar esos valores en el centro de su misión, lo que significa capacitar a los empleados para que encarnen correctamente la esencia de la marca. Un vendedor con la habilidad de conectar emocionalmente con su público objetivo, tiene muchas más chances de ofrecerle lo que realmente le conviene. Recordemos, que al final del día no vendemos productos o servicios sino que solucionamos problemas, satisfacemos deseos, cubrimos necesidades. Todas ellas muy diversas y algunas veces únicas.

¿Te gustaría contar con equipos diversos, capacitados y con el ímpetu necesario para conectar con todo tipo de público? Conoce nuestra solución de contratación de talentos.

Descarga información de la solución


Escrito por Ana Paula de Andrade
Encuéntrame en: LinkedIn

DÉJANOS UN COMENTARIO

* *
*
*
*
*
Lead Source
*Campos Requeridos
Enter the Captcha
Reload
Al enviar este formulario, aceptas la política de seguridad de Marco Marketing