Tendencias de retail

Los chilenos están dejando la desconfianza a un lado y haciendo más compras en línea especialmente paquetes turísticos, artículos duraderos y servicios financieros. En 2018, se prevé que el comercio electrónico en el país alcance los 5.000 millones de dólares, un 25% más que lo registrado en 2017, según la Cámara de Comercio de Santiago(CCS).

Aunque las cifras son positivas, hay nubes en el horizonte: el mercado minorista en línea de Chile no se está expandiendo de acuerdo con su potencial, según un reciente informe de The Economist Intelligence Unit. ¿Qué está sucediendo?

Líderes del comercio electrónico en Chile se reunieron recientemente en el marco del décimo eCommerce Day en Santiago para analizar el estado del sector. Entre las proyecciones mencionadas, se vislumbra que las compras en línea representarán un 6% del total de la industria minorista en 2018. Ese porcentaje no incluye los 600 millones de dólares que se estima genere el comercio en línea derivado de la “economía compartida”en la que participan empresas como Uber y Airbnb.

Chile es uno de los mercados con mayores niveles de adopción de transacciones minoristas en Internet en América Latina. En términos de ventas per cápita, el país es el líder de la región con 223 dólares por habitante, frente a 166 dólares en Argentina y 84 dólares en Brasil, según la CCS. Sin embargo, al tener en cuenta la penetración de Internet (actualmente hay más de 15 millones de personas conectadas a la web en Chile, según la CCS) y el poder adquisitivo, se esperaría que la expansión fuese mayor.

The Economist Intelligence Unit analizó los niveles de adopción del comercio electrónico en 48 países usando un modelo que tomó en cuenta la penetración de Internet, el porcentaje de personas de entre 20 y 45 años y la disponibilidad de las tarjetas de crédito. El modelo proyectó que el comercio electrónico representará un 6% del total de las ventas minoristas en Chile, la misma cifra que maneja la CCS para este año, pero la cifra real sería de alrededor del 2%. La diferencia podría explicarse por la ausencia de otros factores en la medición, como el nivel de desarrollo de la logística de entrega de bienes comprados en línea.

José Ramón Valente, ministro de Economía de Chile, sugirió durante el eCommerce Day que Chile debería tener como punto de referencia los mercados desarrollados, más que sus vecinos de la región, a la hora de construir la infraestructura necesaria para el comercio electrónico.

“Estamos bien a nivel latinoamericano, pero esta no es una copa sudamericana, sino una copa mundial. Tenemos una brecha importante con los países de la OCDE”, dijo Valente. “Necesitamos invertir 2.500 millones de dólares anuales para cerrar la brecha con los países desarrollados y estamos invirtiendo cerca de 1.700 millones de dólares. Es necesario aumentar significativamente la inversión”, sostuvo.

Es una opinión que comparte Peter Hill, presidente de la CCS, quien reconoció en el mismo foro que “uno de los grandes desafíos del comercio electrónico en Chile será permitir a los consumidores comprar cuándo, cómo y dónde quieran, a lo que contribuirán procesos cada vez más automatizados de producción y envío”.

Al igual que en Brasil y Argentina, la logística de los envíos y el desarrollo del comercio electrónico han sido los principales obstáculos del sector en Chile, concuerda Nathan Lustig, socio gerente de Magma Partners, un fondo de inversión y acelerador con sede en Santiago.

Lustig aclara en su blog que, de todas formas, la logística de comercio electrónico de Chile ya está mucho más optimizada. Actualmente, el país se ubica en el puesto 42 en el mundo en desarrollo de sistemas de entrega, frente al puesto 60 de Argentina y el puesto 65 de Brasil, agrega.

La proliferación de los dispositivos móviles (el 17% de las transacciones de e-commerce son realizadas a través de ellos, según la CCS), junto con el aumento de las empresas que ofrecen bienes y servicios en línea (el 15% del total, señala la misma entidad), ofrece un gran potencial para el sector.

“Mercados como Chile, Canadá y España tienen un desempeño por debajo de su peso y ofrecen importantes posibilidades de crecimiento en el futuro”, concluye The Economist Intelligence Unit.

Marcos Pueyrredón, presidente del E-commerce Institute, cree que al final todo se reduce a lo que debe ser el propósito de cualquier experiencia de compra: que sea satisfactoria para el consumidor. Debe haber “más ofertas que cumplan con las buenas prácticas y generen una experiencia de compra positiva, dijo recientemente en una entrevista con el diario La Naciónde Chile.

Es un buen momento para revisar qué experiencias estamos entregando, para poder mejorarlas y aumentar las ventas empleando comercio electrónico. Si estás analizando cómo hacerlo, en Marco Marketing podemos ayudarte a encontrar las próximas estrategias de crecimiento de tu marca en Chile y resto de Latinoamérica.

Pero…¿cómo se viene integrando el e-commerce con la venta tradicional en Chile?

Saber sobre la omnicanalidad en Chile


Escrito por Eduardo Moraga
Business Unit Manager
Encuéntrame en: LinkedIn

DÉJANOS UN COMENTARIO

* *
*
*
*
*
Lead Source
*Campos Requeridos
Enter the Captcha
Reload
Al enviar este formulario, aceptas la política de seguridad de Marco Marketing